INICIO

DOCUMENTOS

ARTICULOS

ACTIVIDADES

CONTACTA

OPINIONES


Página de la plataforma "No es cierto". Si quieres recibir información, pincha <aquí> y envía un correo con el asunto: «suscribir».
Google


¿QUIERES ASOCIARTE A LA PLATAFORMA
"NO ES CIERTO"?

Rellena y envíanos el siguiente [formulario]

 

  Inma Castilla de cortázar
 

 

Inma Castilla de Cortázar
Vicepresidenta del Foro de Ermua

“Se ha informado a los europarlamentarios que existe un acuerdo mayoritario del Parlamento español para iniciar la negociación con ETA, ocultándoles que la premisa del mismo fue la previa confirmación de que ETA hubiera abandonado toda actividad terrorista”

El pasado 29 de septiembre de 2006, el Foro de Ermua presentó en el Parlamento Europeo de Estrasburgo una Declaración en la que analizaba la evolución de la política antiterrorista en España. Tras la presentación, Mikel Buesa, Inma Castilla de Cortázar, Iñaki Ezkerra, Mikel Azurmendi, Gustavo Jaso e Iñaki Arteta presentaron cuatro puntos haciendo hincapié especialmente en la necesidad de que la Eurocámara rechace el proceso de negociación con ETA. En una entrevista concedida a Marta Gómez de Castro, la vicepresidenta del Foro de Ermua, Inmaculada Castilla de Cortázar ha repasado los principales puntos de la política antiterrorista de José Luis Rodríguez Zapatero, así como los argumentos expuestos ante la Eurocámara.

Pregunta: ¿Qué opinión le merece, en estos momentos, la política antiterrorista del gobierno Zapatero?

Inmaculada Castilla de Cortázar: El Gobierno de Rodríguez Zapatero se está equivocando obstinada y gravemente en esta materia. Además de incurrir en graves irresponsabilidades, el Sr. Rodríguez Zapatero lo hace de forma cobarde. Parece pretender, con diversas estratagemas, diluir su responsabilidad: lo hizo implicando al parlamento de España y ahora intenta embaucar al Parlamento Europeo.

P: ¿Y lo conseguirá?

ICC: Conseguirá probablemente una declaración del Parlamento Europeo bendiciendo “su intento por la paz”, pero eso no quiere decir que su política antiterrorista sea el camino correcto para vencer al terrorismo de ETA. Ni tampoco quiere decir que el Gobierno esté actuando con honestidad. Cuando se falsea la información, cuando se miente, cuando alguien se obstina en no aceptar la realidad, los hechos, es imposible acertar en las soluciones. Es como un médico que quisiera que otros colegas confirmaran su diagnóstico, su deliberadamente desacertado diagnóstico, para luego auto exculparse ante el fracaso del tratamiento. Al Gobierno no parece importarle “la salud de su paciente”: la salud de la democracia española.

P: ¿En su reciente viaje a Estrasburgo qué les ha sorprendido de la información transmitida por el partido socialista en la Eurocámara?

ICC: En primer lugar, se ha informado a los europarlamentarios que existe un acuerdo mayoritario del Parlamento español para iniciar la negociación con ETA, ocultándoles que la premisa del mismo fue la previa confirmación de que ETA hubiera abandonado toda actividad terrorista. Se oculta, además, que la oposición del Partido Popular en este tema representa la abierta oposición de, al menos, la mitad de la sociedad española, como han puesto de manifiesto las multitudinarias manifestaciones que se han producido en menos de dos años. Es muy fácil que el Parlamento Europeo respalde una estrategia, bajo el “señuelo de la paz”, que además de ser capitaneada por el legítimo gobierno de España, supuestamente goza de un amplio consenso en nuestro país: pero esto es sencillamente falso. Zapatero ha incumplido flagrantemente su compromiso de iniciar la negociación sólo si ETA abandonaba la violencia.

P: Ustedes han denunciado también la confusión con el “caso irlandés”.

ICC: Efectivamente, el Gobierno ha asumido como propio el reiterado intento de los nacionalistas vascos de equiparar el “conflicto vasco” al de Irlanda el Norte. Por este camino se incurre en una gravísima injusticia. En Irlanda del Norte hay dos bandos que han perpetrado atentados terroristas. En el País Vasco sólo hay una banda que asesina y extorsiona y, por otro lado, miles de ciudadanos que han renunciado ejemplarmente a la venganza, confiando el ejercicio de la justicia, en el Estado de Derecho. Es decir, cuando en Irlanda se habla de Amnistía para los presos se está proponiendo que presos unionistas y republicanos, en igual medida, gocen de medidas de gracia. En España la “Amnistía” beneficia sólo a los etarras, porque no hay en la cárcel terroristas del “supuesto bando” constitucionalista, porque éstos han hecho un heroico ejercicio de civismo y no se han tomado la justicia por su mano.

P: ¿La existencia el GAL no confunde a los europarlamentarios?

ICC: No a quien está abierto a escuchar. En la Declaración del Foro Ermua del 29 de septiembre pasado ante el Parlamento europeo afrontábamos esta cuestión tal y como es. Un lamentable episodio de terrorismo de Estado protagonizado por la cúpula del Ministerio de Interior del anterior Gobierno socialista, que la sociedad española denunció y condenó. Los GAL constituyen un triste capítulo (de 1983 a 1987) de la lucha contra el terrorismo con 23 asesinatos, frente a los 848 asesinatos, a los más de 3.000 heridos y mutilados, y a los 83 secuestrados por ETA, en su implacable andadura a lo largo de las tres décadas de nuestra democracia. Sobretodo, hemos insistido en nuestra convicción de que a ETA se le puede vencer sólo con la ley, como puso de manifiesto la aplicación del Pacto por las Libertades y contra el terrorismo. Esto lo hemos comprobado todos los españoles. La gran ventaja de ETA, y del nacionalismo vasco en general, ha sido gozar de impunidad en una democracia demasiado joven y siempre acomplejada.

P: ¿En qué tendría que consistir, en su opinión, una información que ayude a analizar la cuestión de ETA?

ICC: Un dato importante es hacer entender que todas las pretensiones de ETA son antidemocráticas. Esto ayuda a comprender que “toda negociación” con ETA se hace imposible. ¿Vamos a negociar lo que es intrínseco a la democracia? Por ejemplo, ETA aspira obstinadamente a la “anexión de Navarra”, a pesar de que los navarros se manifiestan explícitamente en contra. ¿Qué se puede negociar?: imponer a una mayoría de demócratas las pretensiones de los totalitarios. ¿A esto se le llama “proceso de paz”? Vamos a ser serios. En unas encuestas recientes el 75% de los navarros no quieren ni oír hablar de la anexión al País Vasco, el 15% son favorables y el 10% prefiere no opinar. Es inquietante este 10% que probablemente representa la incidencia del miedo en la sociedad navarra. El establecimiento de la dictadura del miedo en el País Vasco tuvo unos efectos perniciosos y siempre jugó en beneficio de ETA.

P: ¿En el caso de Navarra está claro, pero en otros objetivos?

ICC: Ningún objetivo de ETA es democrático. Si lo fueran no hubieran necesitado matar y extorsionar, hubiera bastado con persuadir. ¿Otro ejemplo?, el objetivo “estrella” de ETA: la autodeterminación entendida como secesión, como independencia. No existe tal derecho. El derecho de autodeterminación (secesión) es reconocido únicamente previa colonización o conquista. No es el caso de nuestra tierra. ¿Acaso es democrático exigir, imponer, un derecho que no es tal? Sin embargo, se atropella el “derecho de interdependencia”, que reclamamos otros muchos vascos. Mientras ETA, con el eficaz refuerzo de los gobiernos nacionalistas vascos, repetía el cuento “de la voluntad de los vascos” ha propiciado un destierro de 150.000 a 200.000 ciudadanos a otras regiones de España. Es decir, han forzado una significativa alteración del censo electoral en beneficio de sus objetivos políticos. Mientras tanto, generaciones “educadas” con una falsificación burda de la historia, … Así hasta que salgan la cuentas, para “una consulta popular” sobre auto-determinación. Y esto sólo es parte de las implicaciones antidemocráticas de esta pretensión de ETA, compartida por el nacionalismo en su conjunto.

P: El Parlamento Europeo ha accedido a abordar el tema de la negociación con ETA el próximo 25 de octubre, ¿se sienten ustedes fracasados en su visita a Estrasburgo?
ICC: Nos hemos encontrado un campo minado, pero hemos hecho lo que teníamos que hacer: reforzar al grupo parlamentario popular, que a nuestro juicio mantiene una postura coherente, acertada y firme contra el terrorismo de ETA. El Foro Ermua, desde su constitución, en todos los comicios electorales ha pedido, invariablemente, el voto para cualquiera de los dos opciones constitucionalistas, el PSOE o el PP. Es más, cuando estos partidos en el País Vasco tenían dificultad para completar las listas de candidatos nos hemos repartido, equitativamente, entre las dos listas (PSOE y PP). Sinceramente, en estos momentos nos sentimos no fracasados, pero sí defraudados, profundamente traicionados por la deriva en esta materia del PSOE. Nos consta que una parte muy importante de la sociedad española comparte esta misma percepción.

P: Dice abiertamente que debían “reforzar al grupo parlamentario popular”, ¿no ponen ustedes demasiado fácil la habitual descalificación de que son objeto por su proximidad al PP?

ICC: Nosotros no defendemos siglas, sino principios. Y defendemos esos principios gobierne quien gobierne. El Partido popular gobernó con sentido de responsabilidad y con un acierto sin precedentes en política antiterrorista, y nos tuvo cerca. El PP no sólo tiene nuestro reconocimiento, sino nuestra más sincera gratitud. Si el Partido Socialista gobernara sin cesiones a ETA y con respeto a la Constitución también nos tendría a su lado. Es más, encontrarían en el Foro Ermua la lealtad que nunca tendrán por parte de ETA, ni de los nacionalistas, ni vascos, ni catalanes.

P: Ciertamente la política antiterrorista del PP fue eficaz, pero el Foro Ermua tampoco se pronunció, por ejemplo, contra la guerra de Irak…

ICC: Ni nos hemos pronunciado en la del Líbano, ni en su momento en los conflictos de Bosnia o Afganistán, o sobre la LOE… Esta temática excede nuestros objetivos fundacionales. Si usted abre un debate entre los miembros del Foro Ermua sobre los matrimonios de gays, la fecundación in vitro,… por no hablar de la ley del tabaco, se encontrará importantes discrepancias entre nosotros. Somos una plataforma cívica de personas con muy diversas sensibilidades y trayectorias personales, que compartimos con una rotunda unanimidad nuestros objetivos fundacionales (desde 1998): la necesidad de derrotar a ETA sin cesión alguna, desde el imperio de la ley, y de combatir las implicaciones antidemocráticas del nacionalismo étnico, que es el único substrato ideológico de la banda terrorista. Los nacionalismos étnicos (tanto el vasco como el catalán) atropellan los principios e igualdad, solidaridad y libertad que garantiza la Constitución española de 1978, tan maltratado por cierto.



PETICIONES DEL FORO ERMUA ANTE EL PARLAMENTO EUROPEO, 29 de septiembre de 2006

1. El Foro Ermua solicita al Parlamento Europeo el rechazo de las políticas de claudicación y apaciguamiento frente al terrorismo nacionalista de ETA. Específicamente le pedimos que no avale ninguna vía de diálogo del gobierno español con ETA, hasta tanto esta organización no haya demostrado el abandono definitivo de toda forma de violencia (incluida la extorsión y la violencia callejera) y el compromiso de disolverse de manera incondicional.

2. Demandamos, asimismo, que la Cámara europea se pronuncie a favor de las posturas de defensa de los valores democráticos, de la dignidad y libertad de las personas y de la lucha consecuente contra el terrorismo para lograr su derrota definitiva, excluyendo toda cesión política.

3. Pedimos al Parlamento Europeo que respalde la permanencia en la lista comunitaria de organizaciones terroristas de Batasuna y de las asociaciones satélites ilegalizadas por el Tribunal Supremo de España.

4. Las víctimas del terrorismo de ETA, representadas mayoritariamente por la AVT y COVITE, deberían recibir el reconocimiento del Europarlamento y el apoyo a su demanda de justicia por los crímenes padecidos, de respeto a su dignidad y memoria, rechazando las medidas que las ofenden como sería la excarcelación de los asesinos de ETA.

Marta Gómez de Castro

[Quiero opinar]